lunes, 2 de diciembre de 2019

La mujer de negro, drama y terror dentro del género gótico

El 17 de febrero del 2012 se estrenaba de forma oficial en nuestro país la película La mujer de negro, cuyo nombre original era The Woman in Black. Un film de terror dirigido por el director y guionista británico James Watkins y que tiene en Daniel Radcliffe, Ciarán Hinds y Janet Mc Teer a sus principales protagonistas.


Basada en la novela del mismo nombre y escrita por Susan Hill, en La mujer de negro el protagonista es Arthur Kipps (Daniel Radcliffe), un joven abogado cuya empresa lo envía a un lugar remoto para vender la casa de un cliente que acaba de fallecer. Una gestión que, si bien en un principio no presentaba ningún inconveniente, comienza a torcerse poco a poco.

Sin ir más lejos, los propios vecinos no quieren hablar de la casa y ni tan siquiera desean acercarse a ella. Todo por el hecho de la supuesta aparición de una mujer de negro que recorre misteriosamente las estancias de la propiedad y a la que solo parece ver el propio abogado.

El papel de Arthur Kipps lo interpreta el popular actor Daniel Radcliffe, conocido especialmente por ser quien interpretó a Harry Potter. Curiosamente, uno de sus compañeros en esta película, Ciarán Hinds, participó en el último film de Harry Potter (Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte II) interpretando el personaje de Aberforth Dumbledore.


Críticas y éxito de público de La mujer de negro



La crítica en general situó a esta película como uno de los estrenos más interesantes en el 2012. Un film que destaca sobre todo por una excelente recreación tanto de los personajes como del entorno. No se trata de una película de terror al uso, ya que hay momentos en los que el miedo se entremezcla con el drama en un arduo trabajo de psicología de los personajes.

También es cierto que uno de los personajes centrales de la película es la casa encantada, una auténtica mansión de los horrores que en muchas ocasiones se sitúa por encima de los propios personajes. Los paisajes sombríos y los sonidos tenebrosos acompañarán en todo momento al filme.

La mayoría de los críticos afirmaron precisamente que no estamos frente a una película especialmente terrorífica. No obstante, es de esas cintas que mantiene en tensión al espectador desde el principio hasta el final y en donde los clásicos sustos no están colocados al azar ni de forma estúpida.

Una de las grandes críticas positivas de la película se la llevó la fotografía de Tim Maurice - Jones, quien logra recrear unas imágenes que en muchos casos resultan conmovedoras. De Daniel Radcliffe, en cambio, se llega a comentar que posee ciertas limitaciones gestuales, algo que resulta imperdonable en un film en el que las reacciones ante los hechos sobrenaturales cobran una gran importancia.

La nueva versión del director James Watkins sobre la novela de Susan Hill dio como resultado una película ideal para los amantes del género gótico clásico.


Anécdotas de la grabación



Uno de los hechos más curiosos y destacados de esta película es que se convirtió en el film que más reclamaciones recibió el censor del Reino Unido, la Agencia de Calificación de Riesgos, en el año 2012. La cinta llegó a tener un rating de 12A, nivel que prohíbe a los menores poder ver la película.

Fueron 120 las reclamaciones y denuncias que recibió ese año la película. Estas se centraron básicamente en el nivel de escenas de horror sobrenatural y amenaza de la cinta. La Agencia llegó a solicitar que se eliminaran seis segundos del filme, se suprimieran algunos disparos y se redujera el sonido.

Lo curioso del caso es que antes del estreno de la película, una gran cantidad de niños estaban deseando verla debido a que su principal protagonista era Daniel Radcliffe. De ahí que la mayoría de quejas aludieran a que la película era demasiado terrorífica para los más pequeños.

Junto a esta, hay una muy curiosa circunstancia que se produce en la película. En un telefilm de 1989 para la televisión inglesa que lleva por título La dama de negro, el protagonista principal es Adrian Rawlins, quien interpretaba el papel de Arthur Kipps. Curiosamente, Rawlins es James Potter, el padre de Harry Potter en la saga interpretada por Daniel Radcliffe. Una coincidencia más que interesante.

En definitiva, La mujer de negro es una película que deja sensaciones un tanto encontradas. Por un lado, el trabajo de diseño artístico, especialmente en lo que concierne a la fotografía, el tratamiento clásico de la narración y el efectivo uso de la imaginería son algunos de sus puntos fuertes.

Sin embargo, la película peca en exceso de convencionalismos en lo que a situaciones del género terror se refiere. La primera película de Daniel Radcliffe tras su paso por Harry Potter concita división de opiniones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario